chica en el agua pensando en fortalecer mi autoestima

Artículo actualizado

¿Qué cómo logre fortalecer mi autoestima? Sin pedir permiso a nadie. No avisé de que a partir de ese día, iba a priorizarme.  Tampoco me molesté en decirle a nadie que a partir de ese momento, me atrevería a decir «NO» sin miedo y «SÍ» sin culpa. Me fui a reinventarme, a sanar mis partes rotas, mis vacíos de penumbra, a poner luz en mis valías descuidadas y a despertar ese potencial desconocido que no sabía que tenía.

Dije adiós y no volví. Me negué a ser la persona que era antes: esa atrapada por los miedos y las inseguridades.

Porque la autoestima, es eso y mucho más. Así que no lo hagamos. No nos dejemos llevar por consejos fáciles o por las recomendaciones que puedan darnos junto a una taza de café. Esta valía psicológica no significa «quererse más», significa «quererse bien».

Asimismo, debemos tener claro que este proceso para endurecer este valioso tendón psíquico requiere bucear en nuestro propio interior para identificar resistencias, pensamientos negativos, marcas de una infancia a menudo infeliz, los efectos de un entorno desgastante e incluso el peso de un diálogo interno demasiado severo.

Veamos qué estrategias debemos seguir para lograrlo.

chico pensando en fortalecer mi autoestima

Así logré fortalecer mi autoestima

Kurt Lewin, reconocido psicólogo social, solía decir que cuando nacemos somos como un río que fluye. Más tarde, en algún momento de nuestro ciclo vital, nos congelamos. Es decir, todos venimos a este mundo con el impulso de ser felices, libres, de realizarnos como personas y alcanzar grandes metas. Sin embargo, en ocasiones sucede algo que veta ese brío natural de crecimiento y expansión.

A veces es nuestra educación, nuestros padres, algún evento traumático, sufrir bullying en el colegio, una relación afectiva compleja… Todas estas situaciones pueden erosionar por completo nuestra autoestima. Si no la reparamos, caminaremos por el mundo completamente desprotegidos.

Es necesario por tanto que aunemos ánimos y energías y trabajemos los siguientes aspectos.

1. El día en que empecé a hablarme como merecía

Y tú ¿cómo te hablas? Estudios como el llevado a cabo por el doctor Robert M. Schwartz, de la Universidad de Pittsburgh nos señalan que las personas con una autoestima baja suelen hablarse de un modo claramente dañino

Frases como «no valgo para nada», «voy a fallar», «esto no va a salir bien», «a mí las cosas nunca me salen como yo quiero», «soy feo, soy fea, no gusto a nadie», etc, son esas flechas envenenadas que nos dedicamos en esos diálogos en más de una ocasión.

El día en que fortalecí mi autoestima decidí no hacer más daño a mi propia persona. ¿Qué sentido tenía? A partir de ese momento empecé a hablarme como merezco, como la persona valiosa y preciosa que soy. Yo valgo, yo merezco, yo soy capaz, yo puedo… Son las frases con las que inicio las conversaciones conmigo mismo.

2. Ya no dejo para mañana la herida que duele hoy

Y hoy… ¿qué te duele? Si lo que sientes ahora mismo es una maraña caótica de pensamientos, emociones y sensaciones, toma aire, respira profundo y escribe. Intenta desgranar qué hay en tu interior, dónde están tus sombras, tus heridas de ayer y hoy.

  • Puede que te duela un agravio, también un rechazo.
  • Es posible que aún pese una palabra que alguien te dijo, un hecho vivido, una circunstancia no superada.
  • Te duele lo que se dice, pero también aquello que no se dijo o no se hizo.
  • Sentimos dolor por cómo nos han tratado o por cómo nos han hecho sentir. 

Todas estas situaciones boicotean día a día nuestra autoestima hasta hacer de ella un triste jirón desgastado y sin brillo. Intenta sanar esas heridas, porque todas esas dinámicas son también las culpables del modo en que te percibes ahora.

Recuerda, el modo en que alguien te trata no define lo que eres ni nunca lo hará. Lo que describe quién eres tú y sobre todo, la forma en que te hablas y la fortaleza que de ti se desprende cuando superas esas vivencias. Tú te creas a ti mismo/a cada día, no los demás.

3. Aprecio mis virtudes, asumo mis defectos y los celebro

Para fortalecer mi autoestima abracé todos y cada uno de mis defectos, mis fallos, mis errores del ayer, mi imagen corporal, mi sonrisa, mis luces, virtudes y mis aciertos. Porque soy todo eso y muchísimo más, soy todo lo que me queda por conquistar tras poner luz en mis valías y fortalezas.

Asimismo, hay algo que debemos saber. La autoestima no tiene que ver solo con la forma en que te ves o por el modo en que piensas que te ven los demás. La auténtica autoestima trasciende más allá de un cuerpo, de un rostro, de un vestido y una apariencia. Es energía emocional, es el velo del afecto por uno mismo, es el tejido psicológico por el cual, aceptamos nuestras virtudes y defectos, nuestras debilidades y potencial.

Te interesará leer:  ¿Cómo ser más asertivo? ¡Despierta el arte de la mejor habilidad social!

4. La asertividad, mi mejor arma para fortalecer mi autoestima

Ahora ya no titubeo, ni me escondo, ni me preocupa complacer a nadie y aún menos ajustarme a ese molde que otros crearon para mí. En la actualidad ya no temo dar un «no» cuando así lo creo y lo necesito. Tampoco me inquieta dar un «sí» rotundo cuando algo me apetece, cuando aparece ante mi una puerta que deseo abrir, un tren en el que deseo embarcarme. He aprendido a ser asertivo/a.

Yo llevo mi timón, yo decido cada rumbo y cada viraje en el trayecto de mi vida. Ahora me muestro al mundo con asertividad, reclamo mis derechos con respeto. Encuentro mi lugar en el mundo comunicándome con mayor efectividad.

Para fortalecer mi autoestima he afinado el efectivo arte de la asertividad para mejorar mis relaciones, aprendiendo así a poner límites, a no dejar que me vulneren y a practicar esa intuición donde entender también las necesidades de los demás.

Para concluir, no olvidemos nunca que la autoestima se cuida y se ejercita a diario. Es nuestro bien psicológico más preciado, ese que garantizará nuestro bienestar. El mismo que nos susurrará cada día todo aquello de lo que somos capaces.

Bibliografía para trabajar la autoestima:

  • Branden, Nathaniel (2011) Los seis pilares de la autoestima. Paidós
  • Burns, David ( 2010) Autoestima en 10 días. Paidós
  • Matthew Mckay, Patrick Fanning (2005) Autoestima: evaluación y mejora. Roca
  • Robbins, Anthony (2009) Despertando al gigante interior: Un viaje de autodescubrimiento hacia la realización persona. DeBolsillo

Autor

Valeria Sabater
Valeria Sabater
He creado este blog para ti. Pienso que todos podemos mejorar nuestra realidad invirtiendo en nosotros mismos: descubriéndonos, aprendiendo, iniciando revoluciones desde el corazón y la creatividad. Soy escritora, licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia en el año 2004. Máster en Seguridad y Salud en el trabajo en 2005, Máster en Mental System Management: neurocreatividad, innovación y sexto sentido en el 2016 (Universidad de Valencia), certificado en Coaching de bienestar y salud y Técnico especialista en psiquiatría (UEMC). Número de colegiada CV14913. Estudiante de Antropología Social y Cultural por la UNED. Cuento con diversos premios literarios. Adoro los libros, los animales y el olor de la lluvia. Puedes leerme también en “La mente es maravillosa”.
Artículos similares
Latest Posts from El rincón de las mujeres sabias

1 Comment

  1. […] No lo creas. No escuches ni des veracidad a estas palabras. Porque diciéndote eso puede camuflar su comportamiento abusivo, y además, anular tu autoestima. […]

Comments are closed.